Facebook Jueves, 3 abril 2014

Ayer fue la premiere de Loco Cielo de Abril y la respuesta no pudo haber sido mejor pero…

 escribe Sandro Ventura Mantilla 

Ayer fue la premiere de Loco Cielo de Abril y la respuesta no pudo haber sido mejor. Gracias a todos quienes asistieron por la buena onda, por el entusiasmo y por llevarse un poquito de Abril con cada uno de ustedes. Hoy estrenamos oficialmente. Supuestamente en todos los cines, compitiendo, o tratando de competir, de igual a igual contra producciones millonarias…

No soy de quejarme, nunca lo he hecho, confío en que el público decide la permanencia de una película en la salas y por eso es importante que nadie espere por ver Loco Cielo de Abril. Los primeros días son súper importantes para prolongar la vida de una película, sea del país que sea… Sin embargo, uno no puede dejar de sentir un saborcito amargo, cuando los propios cines empiezan a sacarte sin ni siquiera haber estrenado.

No quiero generalizar. Son solo algunas cadenas de cine y seguramente ni siquiera son las cadenas si no sus desorientados encargados quienes no la ven. Y todo porque hay otra película que los atosiga con copias y claro mejor ir a lo seguro. Sin embargo, y pese a entender que si el público no responde, pues caballero nomás, si ni siquiera te permiten estrenar, pues eso si me parece grave. La razón es que una película inmensa como Noé (historia de la que todos ya sabemos el final, jajaja) aparece con, y pueden contarlas, hasta con 3 o 4 copias en muchas multisalas. Es decir, copa las salas y no da opción a que al menos tengamos una copia para competir.

Es una competencia de David contra Goliat, lo sabemos, pero al menos hágannos espacio para lanzar nuestra piedrita a ver si la chuntamos. Me consta de los intentos de nuestra distribuidora por hacernos un espacio con los exhibidores. Y seguramente su frustración y rabia debe ser grande. Sin embargo, de un promedio de 60 salas o más inicialmente programadas, hoy vamos con poco menos de 50. ¿Porqué? Pues simple, porque Noé está monopolizando cines y además, y ojo eso que nos lo han dicho algunos programadores, todavía está Capitán América, ah, y la próxima semana entra Río 2… “así que no te aseguro que sigas”. ¡Bueh! Así están las cosas.

afiche-loco-cielo-de-abril

Como dije al comienzo, no soy de quejarme, sin embargo, cuando pasan cosas como está es una sensación rara la que uno siente. Sin duda, no se trata de un boicot contra el cine peruano, quizás sea simple flojera por probar, quizás sea verse acorralados por los tanques hollywoodenses. ¿Quien sabe? No me gusta eso de te vamos a apoyar, como si me hicieran un favor. La película está, la gente ha respondido positivamente la promoción ha sido agresiva, es decir, la difusión en medios, redes sociales y más ha sido enorme. Entonces, no se trata de que “nos apoyen” ni que tengan siquiera un trato especial con nosotros. Simplemente déjennos jugar, no nos saquen de la cancha sin que siquiera se haya iniciado el partido.

Por eso, con mayor razón, lo único que esperamos es que el público responda y llene las salas. Es imprescindible hacerlo para callarles la boca a quienes, agazapados, dominan ciertos temas cinematográficos y cuyas decisiones pueden afectar a nuestras películas. Es un momento especial para los cineastas peruanos, aunque pareciera que algunos se nieguen a verlo. Confío que el público responderá y que día a día se abrirán más salas debido a la afluencia del público.

Entonces vayan al cine ya. No esperen si la película no está en un complejo quéjense y busquen otra cadena cercana donde sí esté. Está semana es muy importante. Acompáñennos a emular a David y lancemos juntos la piedra justo en medio de los ojos no de Goliat, si no de Noé. Hagamos de Loco Cielo de Abril y de las películas nacionales que se avecinan un éxito y obliguemos a los cines a que no nos miren como bichos raros que los sacan de su rutina. Un abrazo a todos y nos vemos en el cine. Hoy jueves a llenar las salas en donde se exhibe Loco Cielo de Abril. ¡Vamos con fe!