Facebook Domingo, 6 abril 2014

Esta debe ser una de las mejores telenovelas que habré visto en mi vida

escribe Roberto Bustamante

Esta debe ser una de las mejores telenovelas que habré visto en mi vida. La historia de un pueblo que adora su santo local, un joven que se inmoló protegiendo a la iglesia frente a una pandilla de ladrones. Y en un giro argumental, uno de los más alucinantes que alguna vez haya sido escrito (breaking bad, chúpate esa), el santo nunca murió, fingió su muerte para él aprovechar y robar a la iglesia. Años después, Roque regresa para pagar sus culpas con el pueblo de asa branca, pero nadie le deja, el señor feudal no le deja, la productora de la película que está filmando el biopic sobre roque santero no le deja, el cura no le deja, nadie quiere modificar el status quo. La escena era una de lluvia, Roque llega con su carro a una cantina y pregunta “¿están seguros que esta esa asa branca?” porque no sabía que había tanto revuelo, no sabía que para ese pueblo era algo así como la sarita colonia local. Y José Wilker era Roque. Capo.