Facebook Miércoles, 5 agosto 2015

Andrea Llosa: “Los insultos en las redes son asquerosamente cobardes.”

 

 

 

1600x600_nuncamas_senalenvivo

 

 

Escribe: Andrea Llosa

El Facebook y los insultos…
A veces no se trata de la crianza, de los padres que tuviste, de los amigos que escogiste y de la familia que no escogiste.
A veces, tus neuronas no te hacen pensar más allá de lo evidente, no te hacen reaccionar ante una respuesta y te regodeas en tu cerebro limitado.
Sientes y escupes, escupes y sientes, en algunos casos es lo mismo.
Me dio la puta gana de decirle lo que me da la gana a la Negra TO en una entrevista, no porque sea mi amiga, sino porque confío en ella y porque es una capa en lo que hace, periodismo, entrevistas (espero su regreso).
Detesté ser la niña de las medias con blondas, quise ser niño hasta los 8 años, hasta que oí una canción (para ser más exacta, Xanadú de Menudo) y vi a un niño (Fabio, así se llamaba) en una fiesta y me enamoré, cosa que provocó que soltara mi lado femenino, y?..
Odiaba Candy, amaba sankuokai y ultra siete.
Eso me convierte en lesbiana, en chito?
Leer comentarios luego de mi “confesión” en la revista “Gisela” como por ejemplo:
Seguro la violaron a los 8 años…
Seguro tiene un pene…
Ahora entiendo pues, por eso habla así, porque es machona, es hombre.
No huevón reconcha de tu madre, hablo peor, solo que en la tele me mido (y bastante).
Los insultos en las redes son asquerosamente cobardes.
Nunca he visto (hoy leído) a gente tan bruta. Tan básica. Tan ignorante. Tan poco sensible, tan infeliz, tan poco sincera.
El Facebook, el anonimato, te convierte en un cobarde con licencia para matar emocionalmente a alguien que ni siquiera odias, ni eso.
Eres el pobre diablo o pobre diabla que nunca fuiste escuchado. En realidad, sigues siendo “eso” que ya no quieres ser, pero desfogas tu rabia con un like, dos likes ya te hacen sentir importante. Lo que nunca fuiste en tu casa y en el colegio. No tienes la culpa, es tu esencia y debes cargar con eso el resto de tu vida, es lo que te tocó, es una pena.
No eres producto de nada ah, no te hagas la víctima. En las redes encontraste el escondiste perfecto para insultar a quienes te lornearon. No son ellos específicamente, no tienen nombre (como tú quisieras) pero representan la rabia que tú necesitas para ser más infeliz aún, la gasolina de tu rencor. El fuego de tu ira y la cólera por no ser lo que tú, en realidad, quieres ser. Pero nunca lo serás, sabes por qué? (Yo te digo)
Porque eres un huevón – huevona reconcha de tu madre que ni siquiera tienes los huevos para decir cara a cara lo que realmente piensas.
Andrea.