Facebook Domingo, 4 octubre 2015

“Keiko se está arriesgando a salir de su zona de confort.”

keiko-fujimori-Noticia-707337

Notable cambio de discurso. Foto: La República

Escribe Rodrigo Barrenechea

Soy un anti-fujimorista. Sin embargo, tengo que decir que no entiendo a quienes rechazan las declaraciones de Keiko en Harvard. Qué es lo que quieren? El fujimorismo es la fuerza política más importante del país, eso no se puede negar. Lo que queremos es a un fujimorismo inmutable y permanentemente anti-democratico? Si se le niega la posibilidad de cambiar, lo que queremos es que desaparezca? Bueno, eso no va a pasar. Hay un tercio de peruanos que se identifica con la candidatura de Keiko en este momento. Esa es la realidad. Ganen o no las elecciones, serán un actor importante en la política peruana en los próximos años.

Lamentablemente, el fujimorismo es la fuerza política que ha tenido más exito en la tarea de construir una organización política nacional en el Perú. Han hecho su tarea y la siguen haciendo. Su líder, de otra parte, está demostrando capacidad de aprendizaje político y hasta está dispuesta a presentarse en escenarios adversos (como Harvard). Desde nuestra orilla, la de quienes crecimos en medio de la infamia del fujimorato y la rechazamos visceralmente, creo que debemos aspirar a que el fujimorismo se vuelva un actor leal con la democracia y los derechos humanos, no a eliminarlo. “Pero ella no dice estas cosas por convicción”, dicen algunos, “se está acomodando”. Bueno, acaso la política no se trata de eso? Los politicos responden a incentivos, y si hay un contexto que hace que Keiko y el fujimorismo se liberalicen, pues debiera ser celebrado. En mi opinión, esto viene desde 2011 y con más fuerza desde que perdió la segunda vuelta. Creo que Keiko se dio cuenta que si no era capaz de ganarle ni siquiera a Humala, no tendría futuro político exitoso sin moderarse y moderar a su movimiento.

Por supuesto, todo esto no quiere decir que Fuerza Popular dejará de ser un partido de derecha conservadora. A eso hay que hacerle frente. Entonces, harían bien los progresistas en avanzar en sus propias agendas de fortalecimiento organizativo y programático. Mientras Keiko ha demostrado capacidad de aprendizaje político y trata de conectar con más electores, otras fuerzas siguen enfrascadas en peleas internas y debates que no le importan más que a sus leales seguidores. Keiko se está arriesgando a salir de su zona de confort. Hagan lo mismo.