Facebook , feis , Lima , redes sociales , sociedad Viernes, 8 enero 2016

“Te vi interesadísimo en el tema de Cotillo y San Marcos, pero tú no eres sanmarquino, ni tu rector es Cotillo”

villareal

Foto: orientacion.universia.edu.pe

Escribe: Maria Milagros Brugman 

Hola, estudiante de Villarreal.

Durante cinco años, estudié contigo. Compartimos salones, “comedor” (o sea cafetería) y nos sentamos juntos en la plataforma. Chupamos juntos en el Tusuy y sufrimos juntos en temporada de matrículas.

Sí, ni tú ni yo nos hemos titulado, es más, tal vez aún no hayas sacado tu bachiller, yo tampoco. Como sabes, Villarreal no es San Marcos. Nuestra universidad no tiene un “renombre”, mas que la frase, “ah ya, ahí todos son apristas, ¿no?”. Muchas veces nos cierran la puerta en la cara, no existe una bolsa de trabajo, y todo lo conseguimos con esfuerzo, con experiencia o con ayuda de alguna red de egresados villarrealinos que ya pasó por lo mismo que tú.

Nosotros no tenemos infraestructura bonita. Tenemos una casona antigua y 20 locales más, esparcidos por todo Lima. En el local central, los edificios A y D están casi desahuciados por Defensa Civil, pero los seguimos usando. Nos hemos caído por las escaleras alguna vez por falta de topes en los bordes y nunca hay agua en el baño. La matrícula es (y seguirá siendo) presencial, no hay más de 30 computadoras, no tenemos campus, y muchos profesores faltan a clases porque saben que los alumnos se alegrarán en vez de quejarse.

¿Pero sabes qué es lo que en verdad arruina la universidad? ¿Quieres saber quién es el culpable de todo lo que te acabo de decir? ¿Lo peor de todo? Tú.

Tú, alumno pasivo, que ves que todo esto pasa, pero te quejas de los estudiantes que se movilizan. Tú, universitario de carpeta, que acusas a quienes intentan formar parte del gobierno estudiantil con frases como “seguro quieren aprobar sin estudiar”. Tú, que cuando ingresan a tu aula a darte sus propuestas, te volteas, conversas con tus amigos. Tú, que cuando las autoridades abusan de ti, gastándose el presupuesto en quién sabe qué, y un grupo de alumnos toma algún local, te quejas, diciendo que tú “vienes a estudiar, no a hacer política”, y lloras cuando no te dejan salir.

Ayer (el martes de esta semana) te vi interesadísimo en el tema de Cotillo y San Marcos, pero tú no eres sanmarquino, ni tu rector es Cotillo. Hoy, tu universidad sigue tomada por una autoridad ilegal. Desde hoy, tu universidad no vale nada. Desde hoy ya no puedes avanzar tus trámites de titulación. Si hoy el rector te firma una resolución, esa resolución no vale nada. Pero vamos, sigue estudiando, sigue en tu carpeta, quejándote de los que hacen actividad política. Así, y solo así, vas a solucionar el problema.