Elecciones 2016 , Facebook , feis , Lima , politica , redes sociales , sociedad Miércoles, 2 marzo 2016

“Nada con el fujimorismo. Nada con sus disfraces. Nada con su presente. Nada con su futuro”

fujimorismo

Foto: vía www.generaccion.com

Escribe: Eduardo Gonzales-Cueva

NADA

Nada con el fujimorismo. Nada con sus disfraces. Nada con lo que son ni con lo que pretenden ser. Nada con su pasado. Nada con su presente. Nada con su futuro. Nada en primera vuelta, nada en segunda vuelta, nada en tercera, que no hay. Nada.

Nada con su candidata y nada con sus asesores. Nada con los que están en el estrado y nada con los que están tras bambalinas. Nada con sus reinvenciones, nada con sus refundaciones, nada con sus volteretas. Nada con sus regalos, nada con su portátil, nada con sus calendarios, sus polos, sus viseras, sus tápers, su plata, sus cocteles y sus millones.

Nada con sus marketeros, nada con sus periodistas, nada con sus politólogos, nada con sus empresarios, nada con sus generales, nada con sus congresistas. Nada con sus esterilizadores, nada con sus desaparecedores, nada con sus torturadores, nada con sus ladrones, nada con sus presos, nada con sus prófugos, nada con sus impunes, nada con los que esperan para ser torturadores y esterilizadores y ladrones.

fujimorismo2

Uno, dos, ya viene por ti. Foto: vía La Mula

Nada si dicen que el sol sale de día. Nada si dicen que la palabra “palabra” empieza con “p”. Nada si dicen que el mar es líquido. Nada si dicen que el fuego quema. Nada si dicen que ahora sí dicen la verdad, nada si juran que se han arrepentido. Nada si dicen que ya lo pasado, pasado. Nada si dicen que hay que mirar adelante. Nada. Nada. Seis mil millones de veces nada.

Nada de conversar no es pactar. Nada de lo cortés no quita lo valiente. Nada de buenos modales. Nada de saluditos. Nada de abracitos. Nada de besitos. Nada de nada. Nada si es el mal peor. Nada si es el mal menor. Nada de geometrías de ancha base. Nada de triangulaciones y gobernabilidades. Nada de cálculos. Nada.

Nada de tolerancia con los intolerantes. Nada de ingenuidad con los disfrazados. Nada de puertas, nada de puentes, nada de ventanas, nada de rendijas. Nada de tal vez, nada de bueno, mira, vamos a examinar la situación, vamos a ver qué dicen las encuestas, vamos a ver el focus group, vamos a ver la pregunta del periodista. Nada.

Nada; porque nada sale de la vileza, y la vileza a la nada debe volver. Véalo bien claro. Y dígalo bien claro, también usted: nada.