Facebook , feis Miércoles, 30 marzo 2016

“Lo que había antes de la Reforma Agraria se llamaba esclavitud y había que terminarla”

638646

Foto: El Comercio

Escribe José Kusunoki Gutiérrez

Como siempre, evitamos llamar las cosas por su nombre.

Lo que había antes de la Reforma Agraria se llamaba esclavitud y había que terminarla. La Reforma se concibió y aplicó mal, seguro. Pero había que terminar la esclavitud y el abuso inhumano a como de lugar.

Algunos hechos para pensar:

– ¿Cuántos de nosotros tenemos aún el apellido del dueño de la hacienda donde “trabajaban” nuestros antepasados?
– ¿Cuántos de nosotros descendemos de algún dueño de fundo caliente y abusivo que violó a alguna antepasada nuestra?
– ¿Cuántos de nuestros abuelos heredaron deudas? ¿cuántos fueron el reemplazo de un caballo?
– ¿Cuántas familias se separaron para que la hija o hijo del patrón no crezca solx y tenga un sirviente desde su nacimiento?
– Y mejor ni pensemos en salud, educación o beneficios sociales, esos eran lujos utópicos.

Por otro lado, sin la Reforma Agraria no habría:

– Esa comida tan rica que pruebas en Mistura.
– Esa “chicha” que ahora escuchas sin vergüenzas.
– Esa ropa tan bacán que te compras a la décima parte del costo en Gamarra.
– Lima norte, Lima sur.

Y puedo seguir enumerando.

Lo bacán de la ignorancia es que se puede combatir leyendo. Lo bacán de la historia es que se almacena en libros.

Tener una postura crítica frente a la historia de nuestro país no nos convierte en terroristas, comunistas o marxistas. La memoria es una obligación cívica.