Elecciones 2016 , Facebook , feis , politica , sociedad Domingo, 3 abril 2016

¿Terrorismo en los partidos políticos? Un consejo: en el fujimorismo hay todo un frente por explorar

keiko

Imagen: vía Correo

Escribe: Sandra Rodríguez

Ya que los medios están tan antojados por establecer vínculos entre el terrorismo y los partidos políticos, un consejo: en el fujimorismo tienen todo un frente por explorar.

No sólo porque favorecieron de manera directa a Sendero Luminoso cuando en diciembre de 1990 intervinieron las estrategias de inteligencia para anular la orden de captura en curso de la cúpula senderista, aplazando con esa acción casi por dos años más la barbarie terrorista.

No sólo porque Montesinos les vendió armas a las FARC en 1999, -sí, la organización terrorista defensora de narcotraficantes activa en Colombia desde 1964– a la cual le hizo llover 10 mil Fusiles Kaláshnikov (AK 47) entre marzo, julio y agosto de ese año en la selva colombiana a cambio de 15 millones de dólares, y razón por cual ha recibido una condena de 20 años de prisión.

Sino porque hoy, con Keiko a la cabeza, el fujimorismo se deja apoyar por individuos como el alcalde de Tocache, David Bazán, acusado de haber financiado en el 2007 un ataque terrorista contra un convoy de la policía, donde mataron a todos para rescatar insumos para la elaboración de droga.

fujimori

Imagen: Captura La República

 

Porque hoy, Keiko Fujimori, se deja financiar por barones de la droga como, para muestra un botón, Eudocio “Olluquito” Martínez o Luis Calle Quirós. Las hijas de Martínez, procesadas también tráfico de drogas, recibieron un irregular “derecho de gracia” firmado por Fujimori en el 2000, y le otorgaron a Keiko Fujimori un “donativo” de 10,000 dólares. Luis Calle, incluido en la lista negra del narcotráfico internacional, le dio 41,000 soles para su campaña en el 2011.

¿Y cómo creen que opera el narcotráfico en el mundo? ¿Creen que el tráfico de drogas es tan pacífico como jugar la ronda? ¿Cree que las alianzas que han establecido los narcos con grupos terroristas en Colombia, y con los rezagos de Sendero Luminoso en Perú son arbitrarias, casuales? ¿No han visto cómo las redes de narcos se bajan un alcalde tras otro en Áncash? ¿No han visto la nefasta imposición de la violencia en narcoestados como el mexicano? Recibir dinero del narcotráfico, mantener relaciones con barones de la droga, defenderlos, es avalar el terror.

Así que la próxima vez que los fujimoristas quieran llamarle terrorista a alguien, que hurguen en su lista de mecenas, o vayan hasta el almacén de Limasa, empresa de la cual era fundador y accionista mayoritario Kenji Fujimori, donde hallaron 100 kilos de cocaína en el 2013, o viajen en el pasado hasta 1996, cuando encontraron 170 kilos en el avión presidencial, o que simplemente se paren frente al espejo y le hablen a su ombligo.