Elecciones 2016 , Facebook , feis , politica , sociedad Martes, 19 abril 2016

Estimada Lucía, ¿cómo se tradujo el esfuerzo de tu familia en el bienestar de miles de huancavelicanos?

semana

Imagen: Captura Semana Económica

Escribe: José Carlos Yrigoyen

Estimada Lucía,

Gracias a mi timeline de Face pude hallar y leer tu columna “¿Por qué tantos peruanos votaron por candidatos antisistema?”, que has publicado en Semana Económica. No estoy de acuerdo con mucho de lo que ahí afirmas, pero a diferencia de otra gente que la ha comentado, no tengo ganas de calificarte, ni de insultarte, ni de hacer mofa de tus orígenes o de tu forma de ver la realidad. No sirve de nada y no me parece que tu texto tenga mala intención.

Solo quiero apuntar algo: tú consideras que la mejor forma de eliminar la frustración que viven cientos de miles de peruanos por los pocos beneficios que reciben del modelo económico es que “Presionemos a nuestras autoridades para que mejoren el acceso y la calidad de educación en el Perú. Apoyemos a instituciones educativas de excelencia para que puedan dar becas a los estudiantes que las necesiten. Donemos nuestro tiempo y dinero a ONG’s de educación. Formemos y ayudemos a crecer a las personas que trabajan con nosotros.”

No sé si “donar tiempo y dinero a ONG’s” sea la alternativa. Lo dudo mucho de verdad. Quiero recordarte algo, más bien. El voto antisistema tiene su feudo en el sur del país: Ayacucho, Cusco, Puno, Huancavelica. Hace unos dos años tú escribiste, también en Semana Económica, un texto muy sentido sobre la vida y muerte de tu abuelo, Alberto Benavides de la Quintana, quien, como todos sabemos, fue uno de los más prósperos empresarios mineros del Perú, y que, como tú misma recordaste, trabajó largas décadas en Huancavelica, región por la que, como tú asegurabas en ese mismo texto, tu abuelo tuvo mucho amor y cariño.

gente

Acobamba (Huancavelica) sin servicio de agua potable. Foto: Referencial vía RPP

 

Yo me pregunto, y te pregunto, si no sentirías una leve contradicción o malestar si es que leyeras ambos textos, uno después del otro. Si no te cuestionas cómo luego de décadas de trabajo de tu abuelo y su empresa minera, Huancavelica sigue siendo una región miserable por no decir paupérrima, abandonada a su suerte, donde el agua escasea, donde la educación es lamentable, donde la mortalidad infantil es altísima. ¿Cómo se tradujo ese esfuerzo de tu familia en el bienestar de miles de huancavelicanos?

Entiendo que don Alberto comenzó su trabajo ahí en los años cincuenta. Si revisamos estadísticas, Huancavelica no ha mejorado casi nada desde aquel entonces. ¿Se debe eso a la falta de educación, nada más? Y si fuera así, ¿en qué contribuyó la riqueza que extrajo de suelo huancavelicano durante décadas la empresa de tu abuelo para mejorarla? ¿O es que, quizá, los habitantes de esa región han sido sometidos a un sistema económico injusto, y me atrevería a decir, que ha expoliado sus riquezas sin reportar ningún beneficio para ellos? Esa última pregunta, a la sombra de la realidad, no me parece impertinente.

Solo quería hacer esas preguntas, sin ninguna mala onda. Entiendo que eres una chica inteligente y por lo que veo, con estudios en universidades bastante exigentes. No sería, por lo tanto, difícil contestármelas. Eso nada más. Un saludo y lo mejor para ti. JCY.