corrupción , Elecciones 2016 , Facebook , feis , redes sociales , sociedad Sábado, 4 junio 2016

“La única razón por la que los criminales se juntan, es porque buscan taparse los trapos sucios”

de soto

Imagen: vía Twitter

Escribe: Sandra Rodríguez

“En todos los partidos hay infiltración del narcotráfico” dice el fujimorista Hernando de Soto.

Qué más les queda ahora a los mafiosos y sus lamebotas si no intentar naturalizar el crimen. Qué más les queda si no radicalizar el sentido común de “todos los políticos son corruptos” llevándolo al extremo de “todos los políticos son narcotraficantes”. Así pretenden dejarnos sin opciones, sumirnos en el pesimismo, para que nos quedemos callados, nos resignemos a ser gobernados por criminales.

Pero que los delincuentes se pongan su traje de sastre y se hagan llamar políticos, que se organicen y armen partidos y postulen a la presidencia, no significa que busquen, entiendan, ni procuren el fin supremo del ejercicio de la política: el bien común.

La única razón por la que los criminales se juntan, se organizan, es porque buscan, entre ellos, taparse los trapos sucios, cubrirse las espaldas, hacer de la cutra y el robo un trabajo colectivo. Ven al Estado como su botín y a su copamiento como garantía de impunidad. Su fraternidad se reduce a su grupo selecto, aunque intenten con tapers y otras miserias disfrazar su egoísmo de solidaridad.

fujis

Imagen: vía Sandra Rodríguez

 

Quizá la democracia sea un ideal que parezca lejanísimo en el país del “roba pero hace obra”. Quizá el “bien común” parezca indigerible en el reino de la combi y Orión. Pero para no volver a nuestros ideales sueños inalcanzables, y mantenerlos como motores y ejes de nuestra mística, el primer paso es delimitar la arena de la política -con todo su espectro, desde la derecha a la izquierda- separándola y protegiéndola de la actividad criminal.

A eso se ha reducido nuestra segunda vuelta, a un acto de protección. Y hay que proteger nuestro país, protegernos entre nosotros, hasta la última mesa, hasta el último voto.