discriminación , Facebook , feis , libertades , noticias , sociedad , violencia Domingo, 31 julio 2016

“Repudio total a ese protector de abusadores, antítesis del cristianismo, patrono de la infamia”

Cloacani. Elaboración: Man Ray

De la abundancia del corazón habla la boca.
Elaboración: Man Ray

Escribe: Sandra Rodríguez

“Las estadísticas nos dicen que hay abortos de niñas, pero no es porque hayan abusado de las niñas, sino porque, muchas veces, la mujer se pone, como en un escaparate, provocando”.

Copia textual de lo que dijo Cipriani en la mañana [de ayer, sábado], en medio de un vómito de desinformación y conservadurismo donde aseguraba que el “género” es un invento, donde equiparaba al machismo con el feminismo, donde reducía a la mujer a su rol reproductor al afirmar que, en esencia, “la mujer es madre”, entre otras barbaridades.

Viene a decir ahora en su comunicado que hay una campaña que busca distorsionar el mensaje de “la Iglesia”, cuando ésta en realidad tiene como uno de sus principales principios la defensa de los más débiles, no solo con palabras sino también con hechos. Quiere escudarse en la institución, en la palabra “Iglesia”. Borrarse y diluir su responsabilidad en otros.

¿Distorsión? Manam. No quite cuerpo, cardenal.

Bien claro tenemos, por si acaso, que usted no encarna los propios principios de la institución que representa, ni en el discurso –como ha quedado claro en la mañana, una vez más- ni en los hechos. Recordamos cuando pidió “no hacer leña del árbol caído” hace unos años, aludiendo a un obispo expulsado de la Iglesia por pedófilo.

Recordamos cuando, a fines del año pasado, minimizó las denuncias de abuso sexual dentro del Sodalicio, pidiendo que la investigación “no se convierta en moralizadora”. Y sabemos, sobre todo, que tiene una denuncia abierta por encubrimiento y obstrucción de la justicia, por no haber hecho nada para investigar cuatro casos de agresiones sexuales contra menores de edad por parte de miembros del Sodalicio, incluyendo a Figari, que llegaron a sus oídos mientras era moderador del Tribunal Eclesiástico entre los años 2011 y 2013.

Este sujeto ha sido quien ha “bendecido” la entrada del nuevo gobierno. Ha sido su ceremonia la que ha inaugurado la conmemoración de nuestra independencia. Repudio total a que ese protector de abusadores, antítesis del cristianismo, patrono de la infamia, esté entre quienes lideran la celebración de valores republicanos como la libertad y la igualdad, y que permanezca en la cúspide, impune, confiado de su poder, mientras las autoridades se mantienen igual que el lamebotas que se dice ser entrevistador en RPP, en silencio, sin levantar ni una ceja.

Contra lo que representas también marchamos este 13 de agosto, Cipriani.
‪#‎NiUnaMenos‬