Facebook , feis , noticias Sábado, 17 diciembre 2016

Mi generación marcho por años contra el Fujimorismo

la-marcha-de-lkos-suyos

Fuente: peru1919-2012.blogspot.pe

Escribe: Nani Pease

Mi generación marcho por años contra el Fujimorismo. Yo literalmente estuve un año tomando la calle noche tras noche, día tras día. Tuvo costos altos para todos los que lo hicimos pero cuando el Fujimorismo cayó sentimos que habíamos ganado algo inmenso para nuestro país.

Luego supimos que el Fujimorismo no había caído, se había ocultado en nuestra memoria detrás de las promesas incumplidas de cambio de los gobernantes que siguieron. La mafia siguió ahí en los medios de comunicación, ahí en el poder, ahí activa y lista.

Y tomamos las calles de nuevo. Y la controlamos una y otra vez, logrando tener otro presidente distinto a Keiko y otro más.

Y la mafia siguió ahi, igualita, instalada en el congreso, en los medios de comunicación, activa y lista, para atacar como anoche al ministro de educación, para matar la esperanza de miles de niños y niñas por el derecho a ser educados.

Hay días para creer y hay mañanas de desesperanza, en que sientes que no vas a terminar nunca de acabar con un mostruo que ha definido la mitad de la vida política de tu país en el tiempo de tu vida.

Anoche estaba tan molesta. Trabajé hasta tardísimo. No quería ni pensar en la rabia, en todos nuestros muertos por el Fujimorismo, en toda la violencia cotidiana, en las horas de sueño que la angustia nos quitó, en los años de lucha de mi papá contra ellos, en el miedo por su vida y por la nuestra tan instalado en el día a día que casi le hablabamos. Que rabia. Cuanta rabia.
En los noventa yo sentía que vivía en el país de la impunidad.

Esa frase me rondaba todo el tiempo. Anoche volvió a mi mente esa frase y no me dejaba caber en mi propio cuerpo.

Pero esta mañana me despertó un mensaje de un amigo que está en sus veintes, que siendo de otra generación me enseña tanto, uno de esos amigos que el teatro y su enorme poder igualador de la edad me ha regalado. Me preguntaba por mi papá y por cómo hacía él para no caer en la desesperanza ante tanta mafia, tanta rabia, tanta impunidad, tanta injusticia.
Se me llenó el corazón.

Es cierto que la mafia Fujimorista sigue ahí pese a todo lo que vivimos y perdimos e hicimos y sufrimos y marchamos. Y, a veces, el nivel de indecencia e inmoraldiad es tan grande que la rabia nos abruma y solo queremos dormir, gritar, hacer lo que sea por pensar en otra cosa.

Pero también es cierto que somos muchos más, MUCHOS más. La primera vez que fui a una marcha contra la ley de amnistìa a militares asesinos que dio Fujimori fuimos veinte personas, literalmente, veinte amigos que salìamos de la PUCP. Cuando yo tenía 20 y marchaba mi amigo aun no había nacido.

Mi amigo que no logra dormir de la rabia como yo, no existìa. Y él también, al igual que yo, viene leyendo la mitad de su vida en oposición al Fujimorismo. Ahora en cambio, él existe. Toda su generación existe. Ahora somos nosotros y son ellos y eso nos hace MILES, MILES de MILES listos a tomar la calle por ser DE UNA VEZ los que ACABEN con el FUJIMORISMO, con esa mafia aberrante, asesina e inmoral.

Nos toca. Nos autoconvocamos a no caer en la desesperanza. A seguirla. A seguirla hasta tener un país libre de mafias.

No se cansen amigos y amigas. No nos cansemos. La lucha continúa.

#TomaLaCalle

Secured By miniOrange