Facebook , feis , noticias Miércoles, 11 enero 2017

6 razones por las que no debemos devolver el Cristo del Pacífico donado por Odebrecht

16003036_1045359862256170_1641585314523683457_n

Foto: Desde el Tercer Piso

Escribe: César Vieira

¿Por qué no debemos devolver el Cristo del Pacífico? Aquí encontrarán seis razones por las que no debemos devolver este símbolo de la corrupción.

  1. El Estado no debe usar recursos públicos para retirar el Cristo y enviarlo a Brasil. Nuestros recursos son escasos y deben ser destinados a la atención de las principales necesidades de los más pobres.
  2. La escultura tiene un valor económico. Si lo devolvemos, le estaríamos haciendo un favor a Oderbrecht con un activo que puede vender para pagar sus cuantiosas reparaciones en el ámbito mundial.
  3. Oderbrecht está tan desprestigiada que el gesto de la devolución no tendría mayor efecto en su deteriorada reputación.
  4. No quedaría prueba del ego absurdo y mesiánico de algunos políticos que quieren pasar a la historia con esculturas megalíticas. Sorprende que, con tanta experiencia política, Garcia Pérez haya sido engatusado por Oderbrecht, como los troyanos a los griegos con el caballo de Troya. El retiro del Cristo le haría un favor a los involucrados.
  5. Es una evidencia de las prácticas corruptas de los empresarios contra las que también debemos luchar. Debe ser un símbolo de la lucha contra la corrupción.
  6. Puede servir para castigar algunos actos de corrupción mediante trabajo social de limpieza en el Cristo y sus inmediaciones.

Ahora nos sorprendemos por el escándalo Oderbrecht, pero no es una novedad que las empresas nacionales y trasnacionales desarrollen prácticas corruptas para hacer sus negocios. Inclusive, algunas consideran la corrupción como un “mal necesario” que aligera los trámites y las regulaciones del Estado.

Basta con revisar el Libro La Historia de la Corrupción en el Perú de Alfonso Quiroz para darnos cuenta que estas prácticas vienen desde los inicios de la República: las deudas de la emancipación, el contrato Dreyfus y el contrato Grace. En los últimos años, las visitas de Dionisio Romero del Banco de Crédito y Eugenio Bertini del Banco Wiese a la “salita” de Vladimiro Montesinos, los pagos de Bavaria al asesor Almeyda en el gobierno de. Toledo, las visitas de Presidente del Consejo de Ministros Jorge del Castillo al empresario Canaan, el faenón de Quimper y León Alegría, entre otros casos.

En suma, el Cristo del Pacífico debe convertirse en un símbolo de unidad para luchar contra la corrupción. Cada 9 de diciembre, Día Internacional de la Lucha contra la Corrupción, se deben organizar actividades en su entorno para que las principales autoridades, los políticos y la sociedad civil renueven este compromiso contra toda forma de corrupción por mínima que sea.