Facebook , feis , libertades , noticias , periodismo , politica , sociedad , violencia Miércoles, 18 enero 2017

URGENTE: Estas son todas las injusticias que está sufriendo el fotógrafo de Perú21 herido en Puente Piedra

Escribe: Roxabel Ramón

Carta al Grupo El Comercio, medios y al Estado sobre el caso del fotógrafo Atoq Ramón

Miércoles, 18 de enero de 2017

Sobre el fotógrafo Atoq Ramón herido por la Policía en Puente Piedra.

Cuando sufres la injusticia en todos los ámbitos posibles. Imagen: Facebook

Cuando sufres la injusticia en todos los ámbitos posibles.
Imagen: Facebook

Marco “Atoq” Ramón, fotógrafo de Perú21, fue disparado al cuerpo por la Policía la mañana del último jueves 5 de enero, cuando se hallaba en plena cobertura periodística de las protestas por el polémico peaje de Puente Piedra, negocio en el cual está involucrada la empresa Odebrecht. Marco Ramón, pese a haber estado identificado como reportero, recibió cinco impactos de perdigón en diferentes partes del cuerpo, incluido el cráneo y el ojo izquierdo.

El pronóstico de los médicos de la clínica San Pablo de Lima fue que, al hacer la cirugía, perdería la visión del ojo izquierdo. Y la recomendación médica fue trasladarlo a un centro especializado fuera del país donde se podría realizar la misma cirugía reduciendo el riesgo de pérdida total de visión.

“Si fuera mi hijo ya estuviera en Miami”, enfatizó el Dr. Eduardo Borovio.

Y el Dr. Raúl Vargas explicó las ventajas en tecnología de operarlo fuera.

Hoy, miércoles , 18 de enero, los médicos del Bascom Palmer Eye Institute de Miami siguen tratando de que Marco no pierda del todo la vista del ojo izquierdo, aunque la mayor parte de ella ya ha sido afectada irreversiblemente. Quedan dos intervenciones quirúrgicas pendientes y varios meses de tratamiento.

Sobre la responsabilidad del Grupo El Comercio

Marco Ramón es, desde marzo del 2016, practicante de fotografía de Perú21, medio al cual ha estado altamente dedicado y en el cual ha sido premiado en un concurso interno de fotografía en agosto último.

El último 5 de enero, a las 6:30 a.m., Marco fue requerido por su jefe directo de dirigirse de inmediato a Puente Piedra a cubrir los enfrentamientos entre los vecinos y la Policía. No era la primera vez que, pese a su condición de practicante, Perú21 le asignaba a Marco comisiones de alto riesgo fuera de su horario de trabajo.

Sobre la cobertura médica

Luego de que los propios doctores de San Pablo iniciaron la coordinación con el Bascom Palmer Eye Institute de Miami para una transferencia médica y que la embajada de Estados Unidos hubiera concedido una visa extraordinaria dada la gravedad del caso, recibimos la tarde del 6 de enero en la clínica San Pablo la desafortunada visita del gerente de recursos humanos (Gestión de Personas) del Grupo El Comercio, Vicente Crosby, quien nos anunció que no sabía si el Grupo iba a cubrir los gastos médicos fuera del país.

El señor Crosby trató varias veces de disuadir a la familia de realizar el viaje, con argumentos tan ofensivos como:

“Opérenlo acá y si pierde la vista, nosotros le ofrecemos seguro de por vida”.

Lo dijo en el cuarto de mi hermano y delante de toda mi familia. Le respondimos que la familia iba a seguir la recomendación médica de viajar, ante lo cual el Sr. Crosby dijo que entonces los gastos tenían que correr por parte de la familia, que él nos ofrecía un “apoyo inicial” de $10 mil y pasajes para ir a Miami y “luego gestionaremos a ver cuánto podemos ‘ayudar’ a cubrir”. Los $10 mil depositados a la cuenta de Marco no hubieran alcanzado ni para llegar a Miami, dadas las trabas que encontramos para abordar y los múltiples pasajes que tuvimos que comprar en el aeropuerto el 8 de enero.

Hoy, dos semanas después, seguimos esperando tras varios intentos fallidos de comunicarnos, que el Sr. Crosby o algún representante del grupo El Comercio nos informe si ya gestionaron la cobertura fuera del país y si la empresa va a asumir o no esa responsabilidad. Hasta el momento, la familia está asumiendo todos los gastos médicos y logísticos, endeudándonos y además también dejando de trabajar. Ni siquiera hemos recibido un e-mail de la empresa preguntando qué necesitamos.

Sobre la violación de derechos humanos y de la libertad de prensa

Cinco disparos de perdigón no son un accidente, ministro Basombrío. Imagen: Facebook

Cinco disparos de perdigón no son un accidente, ministro Basombrío.
Imagen: Facebook

Por otro lado, Marco Ramón, periodista del Grupo El Comercio ha sido gravemente herido por la Policía en plena cobertura, sin embargo ni desde el Grupo, ni desde los medios en general, se está visibilizando esta violación a los derechos humanos y a la libertad de prensa ni exigiendo al Ministerio del Interior asumir la responsabilidad. Por favor, hagámoslo

Sobre la negligencia de la clínica San Pablo

Lo peor de todo vino el 7 de enero. Luego de que el Sr. Crosby informara que no sabía si el grupo El Comercio iba a cubrir los gastos médicos fuera del país, la clínica San Pablo negligentemente decidió, sin consultar a la familia, bloquear el viaje de Marco y cortar las comunicaciones con el hospital de Miami, que ya lo estaba esperando.

El director médico de San Pablo, Dr. Pedro Noriega Vértiz, trató de chantajear a Marco (vendado y en un cuarto oscuro) para que firmara un alta de retiro voluntario, cuando lo que correspondía era una transferencia médica, es decir un acompañamiento entre Lima y Miami dada la gravedad de su caso.

Asimismo, la narrativa de la clínica dio un giro radical, argumentando ahora que ellos lo podían operar, que no había que llevarlo a Miami. La madrugada del sábado tuvieron que venir la Policía y la intendenta de SuSalud para registrar el chantaje de San Pablo, que amenazaba con señalar una “fuga de paciente” si nos negábamos a firmar un alta voluntaria.

El hospital especializado en Miami comunicó directamente a la familia que esperaban a Marco y tenían el quirófano listo. La madrugada del 8 de enero salimos hacia el aeropuerto en una ambulancia y:

No pudimos abordar un vuelo de American Airlines (ni los dos siguientes vuelos a Miami) porque la clínica no solo se había negado a entregar un informe médico que mencionara el viaje (como múltiples veces se lo solicitamos al Dr. Noriega) sino que no había entregado el certificado que autorizara el vuelo del paciente, un protocolo básico que conoce cualquier centro médico.

Ese domingo tuvimos que esperar 20 horas para poder abordar el último vuelo a Miami. Todos los involucrados sabían que cada hora que pasaba era una amenaza para la pérdida de la vista de Marco e implicaba la exposición al peligro del paciente.

La clínica San Pablo ha admitido públicamente esta negligencia y ha pedido disculpas a Marco en un comunicado a la opinión pública, publicado en el 12 de enero en el diario El Comercio.

Al Estado peruano y sociedad civil

La familia de Marco Ramón Huaroto solicita al Ministerio del Interior, Ministerio Público y Defensoría del Pueblo, SuSalud que se abran las investigaciones correspondientes.

El fotógrafo Marco “Atoq” Ramón, así como otras víctimas en Puente Piedra, no ha sufrido un accidente, sino que ha sido atacado directamente por miembros de la Policía Nacional cuando realizaba su trabajo periodístico.

Las fotografías de quienes le apuntaron y dispararon desde un tanque policial están en la memoria fotográfica entregada a Perú21.

A los colegas fotógrafos y periodistas y a los diferentes colectivos de artistas y personas solidarias en Lima y Miami, nuestro agradecimiento profundo por sus grandes esfuerzos para ayudar económica y moralmente a Marco.

Att,
Roxabel Ramón,
18 de enero de 2017

Secured By miniOrange