discriminación , ecología , Facebook , feis , noticias , sociedad Sábado, 4 febrero 2017

Con este mapa entenderás por qué Lima es discriminadora hasta con los desastres naturales

Escribe: Diego Padilla

Lima es una ciudad vulnerable, entre otras cosas, por no comprender la naturaleza que la rodea y por seguir siendo clasista, racista, discriminatoria.

16387992_10158102706695332_7605529699465327232_n

1. Las líneas azules del mapa son las 3 cuenquitas de las que depende Lima (o que son las más importantes).

  • A la izquierda está el río Chillón, que da agua a algunos distritos de Lima Norte.
  • Al centro está el río Rímac, que da agua a Lima Centro.
  • Y a la derecha está el Lurín, que no se usa para agua potable pero sí para regar cultivos y mantener pozos.

¿De dónde viene esta agua? ¿Dónde nacen los ríos? De la zona con línea verde. Sí. La sierra. Cuando el ingreso de agua en las montañas cambia, los problemas los sentimos en toda la bajada: huaicos, inundaciones, se caen los puentes, se me cae la casa.

Pero esto no pasa de la noche a la mañana. La alarma suena antes en las alturas, pero como a nadie le importa, no sólo no tenemos suficiente información meteorológica, no existe cobertura mediática para saber cómo nuestros paisanos están que se mueren allá arriba. ¿Por qué?

lluvias

Imagen: ATV

2. Hace un calor espantoso. Pero se veía venir. Esto se debe al incremento de temperatura del mar. Cuando sube la temperatura, nos da la alarma de que las cosas van a cambiar. Aquí se repite lo mismo que con la sierra:

Si no tenemos información meteorológica suficiente, podríamos apoyarnos en los protagonistas de la pesca artesanal.

Este calor no sólo hace que te sude más donde no te llega el sol, hace que muchas especies marinas y costeras modifiquen su comportamiento. No he visto un sólo reportaje sobre el impacto en la pesca local por el incremento de temperatura. ¿Y por qué no hay? Todo esto pasa en la zona delimitada con línea blanca.

radiolaprimerisima

Imagen: Radio La Primerísima

3. #SalvemosLasLomas es también una apuesta por la seguridad de la ciudad. Podrán revisar en los mapas de INDECI, que muchos de los cerros de Lima han sido señalados en rojito, que no son aptos para vivir. Las mafias han tomado el control de nuestras alturas, incluidas las lomas, para venderlas a personas o a inmobiliarias. Se coluden con políticos para su formalización.

No les importa que esos pedacitos de tierra se van a caer como naipes cuando llegue a nosotros el terremoto que ya toca. Estos cerros y la gente que allí vive, más o menos en proceso de urbanización, pertenecen a “la periferia”, en los distritos que representan hasta el 40% de la actividad económica de la capital.

Es decir, cuando se caiga todo y muera gente (eso va a pasar), no sólo se van a ver afectados “por allá”, sino toda la ciudad en su conjunto porque Lima está conectada de norte a sur y de este a oeste. ¿Quién asumirá el costo social y económico de todo esto? Tampoco te he visto hacer algo por los cerros de tu casa.

En conclusión, a Lima en general no le importa qué ocurre fuera de sus límites capitalinos, a no ser que sea Máncora o Asia, y esa es su gran desgracia.

El clasismo normalizado no sólo hace que la gente crea que hay resentidos o acomplejados en el país, hace que nos pongamos una venda a nosotros mismos y vayamos felices corriendo hacia un precipicio con bolsas de Ripley en una mano y deudas bancarias en la otra.

A eso añadan ignorancia ecológica de saber dónde estamos parados y concluyan. Agreguen ustedes cambio climático y es un escenario apocalíptico.

El punto de ebullición está cerca.

Lima sería menos vulnerable si el clasismo, racismo y discriminación realmente fueran historia, pero es evidente que no lo hemos superado. Quien dude de eso, que vaya a marchar con los evangélicos y su ideología de género.

La imagen es de Google Earth, descárguenlo gratis y vean dónde vivimos.