corrupción , economía , Facebook , feis , noticias , politica , sociedad , violencia Domingo, 12 noviembre 2017

Ahora hasta los ultrafujimoristas gerentes de Graña y Montero se dieron cuenta quién es Keiko y su apetito voraz

Mala muy mala. Foto vía: Perú.com

Mala muy mala.
Foto vía: Perú.com

Escribe: Claudia Drago

Carta a Keiko de una votante decepcionada

Mi estimada Keiko,

Voté por tu padre en su momento y aunque acepté sus errores, defendí sus logros. El ensañamiento hacia él y mezquindad en reconocerle algo positivo me generaron sentimientos de empatía hacia ti. Por esa razón voté por ti, una y otra vez, defendiendo tus capacidades y sintiendo que teniendo al lado a Pepe Chlimper, un hombre al que conozco y cuya inteligencia admiro, solo podrías ser exitosa como presidenta y luego como fuerza mayoritaria desde el Congreso.

Me equivoqué. Y hoy siento una profunda decepción.

via GIPHY

Esta profunda decepción se basa en verificar que la rabia y frustración que sientes al haber perdido -una vez más- las elecciones presidenciales ha llegado a los niveles que siempre critiqué, los de Vargas Llosa cuando le ganó tu padre.

Atribuyes tu derrota a enconos de otro, sin reconocer tus propios errores y los de tu equipo. ¿Realmente crees que todos tienen la culpa de que perdieras las elecciones? ¿Crees que como tu votante y defensora no me molestó el tema surgido alrededor de los audios? Pero señora Keiko, esos son errores tuyos, no de El Comercio.

No me pronunciaré sobre la veracidad o no de la edición de dichos audios, porque respeto a Pepe, pero, ¿no crees que manejaron muy mal el tema? ¿No crees que hubo poca transparencia en la forma en que los entregaron? ¿No crees que el vicepresidente nunca debió ser expuesto ocupándose de cosas que corresponden a un equipo de comunicaciones? Esos, señora Keiko son errores tuyos y de tu equipo. No del diario El Comercio.

Pero la decepción se incrementa cuando veo a la mayoría de tus congresistas actuar con encono, atendiendo sus propios intereses en lugar de los del país, buscando ponerle zancadillas al gobierno (que te la pone en bandeja, por supuesto). Keiko, a ti no te interesa el país. A ti te interesa el poder. No te interesa el retroceso al que nos estás llevando con tu postura obstruccionista. Solo importas tú.

Y claro que es más evidente porque ahora que me toca de manera directa.

via GIPHY

Pensaba que eras una mujer inteligente, pero no entiendes, a pesar de tantas explicaciones sobre que El Comercio y Graña y Montero no somos lo mismo, no somos grupo económico, solo tenemos un socio en común. Uno de 247 en El Comercio, uno de casi 2000 en Graña y Montero.

Y es tal tu odio, que no te importan los principios constitucionales básicos recogidos en la Constitución que tu padre hizo. No te importa la presunción de inocencia, salvo que te afecte a ti, no te importa la libertad de trabajo, la libertad de empresa. No te importa nada. En tu delirante percepción crees que destruir a Graña y Montero, una empresa peruana con 84 años en el mercado, logrará que El Comercio se doblegue ante ti.

Pues te cuento una cosa, señora Keiko, a El Comercio le interesa un pepino lo que le pase a Graña y Montero.

via GIPHY

Tu proyecto de ley que de manera populista proclamaste, aduciendo que es parte de tu lucha contra la corrupción, es anticonstitucional y tumbará a la empresa. Quizás eso buscas, que 32 mil trabajadores nos quedemos sin chamba. Nosotros no tenemos quién nos mantenga. Buscas tumbar a la industria de la construcción, con eso el gobierno no tendrá cómo responder ante la Reconstrucción y los Panamericanos, ¿qué bueno que quedarán como incapaces, no, Señora Keiko? A costa de nosotros. No importa que caigan nuestros casi 10 mil proveedores y por tanto arrastren a sus familias. No importa, eso es lo de menos.

Quiero decirte algo bien claro, señora Keiko Fujimori. Soy orgullosamente Graña y Montero y lo soy hace más de 20 años. No tenemos nada que esconder, que nos investiguen, lo hemos pedido antes. Pero no vamos a tolerar que te tires abajo al país en virtud de tus necesidades e intereses.

Nosotros estamos en contra de la corrupción. La corrupción la cometen personas no empresas. Nosotros NO somos Odebrecht, no tenemos áreas dedicadas a coimear, no tenemos contabilidades paralelas, no tenemos cuentas misteriosas, no somos corruptos. Y en el negado supuesto que alguien hubiera cometido un acto de corrupción, que le caiga todo el peso de la ley. Pero no te tires abajo una empresa. No nos vamos a dejar, señora Keiko.

Vamos a luchar, principalmente por nuestro país y luego por nuestra empresa. Porque quien piense que esto es solo contra nosotros, está equivocado. Este es el inicio de una ruta que me recuerda épocas nefastas de abuso de poder. Caemos nosotros y caerán como fichas de dominó las demás constructoras. Luego seguirá la prensa y luego otras industrias. Porque eso pasa en un país donde no hay institucionalidad. Donde gobierna la rabia, el odio y las ganas de venganza. Hoy día somos nosotros, mañana serán otros peruanos a los que se les considerará culpables y se verán enfrentados a la prueba diabólica de demostrar que No Hice o No Sabía.

Señora Keiko, qué decepción tan profunda me ha producido usted. Esta votante NUNCA más votará por usted. La condeno a ser la nueva Lourdes Flores (con el respeto que me merece la señora). Usted nunca saldrá presidenta. Usted ya no me representa.

via GIPHY

Qué ironía, la mayoría de los gerentes de la Compañía que hoy quieres destruir, votamos por ti. Varios votos menos Señora.

Secured By miniOrange