Facebook , feis , politica , sociedad Miércoles, 6 abril 2016

6 apuntes sobre la tirada para atrás de la ONPE con el voto electrónico

voto1

Imagen: vía www.educacionenred.pe

Escribe: Roberto Bustamante Vento
Investigador en tecnologías de la información

Algunos apuntes sobre la tirada para atrás de la ONPE y el voto electrónico.

1. Tardía comunicación. Se pusieron las pilas hace un par de semanas. Han hecho una publicidad agresiva por todos lados, con módulos para simular el voto electrónico.

2. En medio de tanto problema con el JNE, la ONPE tenía que ofrecer confianza. En muchos lados he visto problemas con los módulos de capacitación al paso: Módulos que no funcionan, que se cuelgan, llaves digitales, etc. Eso también ha pasado en las capacitaciones a miembros de mesa.

Por ejemplo, recogí el caso de un módulo que se colgó y donde se introdujo un USB para reactivarlo. ¿Eso significa que cualquiera podría introducirlo? ¿Cómo evitar esos problemas?

3. Los capacitadores de la ONPE son bien eficientes, pero si hay preguntas que salen del libreto o que ahondan un poco más sobre el día de las elecciones, les es difícil responder. Todo bajo el ojo agudo de los observadores del JNE que toma fotos y lo apunta todo.

4. Experiencia del usuario: Una voz te guía permanentemente y paso a paso. Uno puede corregir su voto. A diferencia del voto a papel, aquí se enfatiza que son tres procesos electorales por separado: una elección para presidente, una elección para congresistas y otra para parlamento andino. ¿Eso puede generar algún tipo de sesgo? Posiblemente. No sé si hay algún estudio sobre la pasividad en el voto en papel (gente que vota «instintivamente» por el partido A para el congreso porque marcó por el partido A para presidente. ¿Arturo? ¿Sabes de algo?

Escuché a una señora (que ya había votado otras veces) preguntar dónde se marcaba para vicepresidente. Al parecer esa duda no la tuvo cuando votaba en papel.

voto2

Imagen: vía Peru.com

 

5. La observación de Transparencia Perú ratifica el «problema» (sic) en el uso de la interfaz por parte del público adulto mayor: el brillo de la pantalla (se está usando una tablet Samsung Galaxy Note 3 tanto para votar como para la aplicación de gestión para miembros de mesa), inserción de la tarjeta/llave de votación, la introducción de números para congresistas. Si esto fue como el 2011, la cabina de votación fue hecha en casa (in-house). El 2011 ya habían hecho un piloto, pero no estoy seguro si recogieron información sobre usabilidad. Pero sí había información previa sobre los miedos en el segmento adulto mayor (con énfasis en mujeres adulto mayor). Quizá con otra pantalla táctil, con un mejor slot para insertar la llave (o repensar la llave o la idea de llave en general) y otro diseño gráfico para introducir los números podría mejorar la experiencia.

6. Discrepo con Transparencia. Reducir los distritos con voto electrónico a 19 (en vez de 30), no contribuye a la confianza. Al contrario, con todos los errores, muchos ya se habían capacitado con el voto electrónico. No hay una explicación técnica sobre por qué unos distritos sí y otros no siguen con el voto electrónico. Y no hay luces que indiquen que esto vaya a ser distinto para la segunda vuelta. Para un sistema electrónico es lo mismo una votación simple como una segunda vuelta, como una más compleja como la de la primera.

El domingo seguiremos observando y preguntando. De hecho, recogí más de 300 comentarios y preguntas sobre percepciones sobre voto electrónico en Lima (nada representativo, pero cualitativamente interesante). Espero contactar con varios de ellos posteriormente para recoger sus impresiones.

Secured By miniOrange