Facebook , feis Martes, 3 mayo 2016

Un resumen de lo último sobre el caso de Rafo León, por Rafo León

rafo-132606mp4_132607

Una sentencia que no deja de sorprender. Imagen: Captura web Youtube

Escribe Rafo León

Amigos, un resumen porque en verdad estoy agotado:

  1. Pocas veces he visto tanta prensa junta, en serio, quizás solo Caracol. Aparte desde luego de decenas de amigos, mis hermanos y otros parientes y mis carnalitos del FB.
  2. Cierta tensión porque no querían que entrara la prensa, salvo la escrita. El argumento: el PJ va a dar a todos los medios una copia en video de la lectura, que en efecto fue grabada.
  3. A la hora en punto empezó la sesión. La jueza, muy nerviosa, terriblemente nerviosa, empezó a reclamar por su asistente para que sea este quien leyera la sentencia, levantó la voz…¡y lo tenía al lado!
  4. Cuarenta y cinco minutos de lectura de una sentencia redactada por Tarzan de los monos, incomprensible, llena de retuércanos, que por momentos me hacía pensar que me condenaba feo. Hasta que llegó hasta la sentencia misma: la jueza se reserva la expresión de dicha sentencia y la condiciona a que yo en un año me desempeñe con un comportamiento ejemplar, que vaya al juez cada mes, que públicamente no sea irrespetuoso y así. La vaina es que con esa sentencia queda una espada de Damocles sobre mi cabeza, pues la jueza, o cualquiera, puede considerar que algún escrito mío es difamatorio, y ahí sí me condenan. Y ojo, esto no es una amenaza solo contra mí: lo es para todos los periodistas, lo cual es muy grave, por el precedente establecido.
  5. La sentencia, como ya señalé, ha sido reservada por la jueza, pero además me obligan a una reparación civil de seis mil soles. Esto es del todo absurdo. MMMQ argumenta daños morales, psicológicos, económicos, poco menos que debido a mí «ella está de cualquier cosa y su hijito de mendigo», como dice el valse… y debo pagarle una suma irrisoria.
  6. Durante la lectura yo me iba enfureciendo y cuando la jueza me pidió manifestar mi acuerdo o desacuerdo con lo leído, me salió el León Bravo y le dije con una enorme energía que salvo ella, que habita una isla, todos los peruanos vivimos en democracia. Me quiso hacer callar pero yo seguí, hasta que mi abogado me tuvo que sacar.
  7. Como de todas maneras hay en todo esto una vulneración de la libertad de prensa, se me ocurrió espontáneamente quitarme la corbata negra que llevaba y lanzarla a la gente con la idea de que hagan un crespón, por el Día de la Libertad de Expresión, un día muy malo en el Perú.
  8. Y bueno, ahora estoy en mi casa almorzando un solterito. Estoy cansado pero alerta, esto puede resurgir en cualquier momento, y como precedente, afectar a cualquier otro periodista.
  9. Mi agradecimiento sin límites a todos ustedes, con quienes he compartido un abanico de sentimientos y de raciocinios que solo me ha enriquecido. Vivan las redes sociales.
Secured By miniOrange