Facebook , feis Miércoles, 7 septiembre 2016

El absurdo secretismo del alcalde Castañeda

LUIS-CASTAÑEDA-1

Imagen: agendapais.com

Escribe: César Vieira Cervera

Según la encuesta de El Comercio-Ipsos de julio de este año, el 69% de los entrevistados respalda la gestión del alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio y la razón principal es que “hace obras”. Sin embargo, a pesar de la gran aprobación, Castañeda muestra una alergia hacia la transparencia y la rendición de cuentas. Al parecer no comprende que la transparencia y la difusión de información pública a los ciudadanos, mejorará su imagen frente a los cuestionamientos sobre la conveniencia de algunas de las obras emprendidas por la comuna limeña y el elevado gasto incurrido.

En ese sentido, hay cuestionamientos por el controversial ‘by-pass’ de la avenida 28 de Julio inaugurado en abril, proyecto que no contó con los expedientes técnico y ambiental requeridos y presentó sobrecostos en su construcción. También están las obras en el puente Bella Unión, que empezó con un presupuesto de menos de S/60 millones y ya está en casi S/165 millones. Otros casos poco claros son el presupuesto para el túnel Santa Rosa y la partida para la ‘fiscalización para el ordenamiento del transporte urbano.

Lo más grave resulta que el municipio limeño, se niega a responder las solicitudes de información de los ciudadanos que ejercen su derecho a la información pública, transgrediendo lo establecido en la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública – Ley N° 27806. Es bueno recordarle al alcalde que la necesidad de una mayor transparencia en las acciones y decisiones tanto en el ámbito público como en el ámbito privado surge como una respuesta a la corrupción imperante en todo el mundo. Entonces, la rendición de cuentas y la accountability aparecieron como herramientas para cumplir con dicho objetivo. Si bien en algunas ocasiones ambos términos son usados como sinónimos, tienen algunas diferencias.

Al respecto, cabe indicar que accountability es una palabra inglesa que no tiene una traducción exacta. Se refiere a la responsabilidad de responder o de dar cuenta, principalmente en el ámbito de la gestión pública, pero no se limita a la presentación de información a los ciudadanos, sino también a la transparencia de los procesos.Actualmente, la opinión pública demanda un mayor comportamiento ético y transparente de todas las organizaciones, sean públicas o privadas, especialmente por medio de las redes sociales. En consecuencia, ninguna organización ni autoridad pública puede practicar el secretismo y ser ajena a desarrollar prácticas de transparencia y probidad.

Por tanto, el alcalde Castañeda debe comprender que Lima NO ES SU FEUDO y que ha sido empoderado por los ciudadanos para conducir la ciudad, lo que no significa un cheque en blanco. Por ello, está obligado a rendir cuenta de sus acciones y sus obras con la mayor transparencia.

Alcalde, ¿qué estás haciendo?

Secured By miniOrange